jueves, 20 de septiembre de 2012

Winter is coming



Y qué más da si vienen el frío y el invierno si nos tenemos el uno al otro para darnos calor.


miércoles, 22 de agosto de 2012

Mar

Se acercó y le susurró al oído que si tenía que perderse en el mar sería con ella. 




Algún día lo haría, le dijo. 
Solo con ella y por ella.

R

sábado, 16 de junio de 2012

You know?

Demasiado irónico. 
Tanto como beber Coca-Cola y que sepa a Pepsi. 
Que te salude por la calle la amiga soledad y tenga ganas de quedarse a charlar.
Más raro que un perro rosa.


jueves, 3 de mayo de 2012

Llora. Se mezclan las lágrimas saladas con la espuma y el dulce líquido elemento.
En una bañera medio llena está ella, vacía de sentimientos. 

¨Te quiero¨
, susurra. 

Y se hunde un poco más en el agua vaporosa pensando en quién sabe qué
.


miércoles, 11 de enero de 2012

Far away



En busca de un buen principio, de un buen amor, fue como se perdió a sí misma.

martes, 10 de enero de 2012

Adrénaline

Cuando se experimenta un subidón, es lo mejor. ¿Cómo conseguirlo? Hay formas y formas, miles, millones, sobre todo teniendo en cuenta que a cada uno nos excita algo diferente.
Montar en montañas rusas, deportes de riesgo... Eso normalmente nos da un subidón de adrenalina a todos.
Pero yo voy a otra cosa. Algo más complicado. Hablo de algo totalmente distinto. También es una montaña rusa, pero mucho más compleja, y desde luego más peligrosa.
Estoy hablando de eso a lo que comunmente conocemos como amor.
Un abrazo, una sonrisa, un beso, un te quiero.
Todo esto dicho o hecho en el momento oportuno, hace que se experimente una felicidad, un subidón de adrenalina, dificilmente comparable a otra cosa.
Pero con una condición, hay que pagar un pequeño precio para que las palabras y los actos cobren sentido y creen sentimientos y buenas sensaciones y reacciones.
Tienen que ser verdad.
Las palabras vacías y carentes de significado pueden hacer el mismo efecto que las dichas con el corazón en la mano. Pero a la larga hacen daño. Muchísimo. Porque llega un momento que todo se sabe. Que se averigua la verdad y las mentiras salen a la luz, y eso es malo para todos. Tanto para aquel que dijo la mentira, como para el desafortunado destinatario de la misma.
Aunque sin duda alguna el que tendrá que soportar un infierno es el segundo. El engañado. Ese, por desgracia, andará un largo camino hasta llegar a su meta, que no será otra que superar lo que le ha pasado. 
Pasar página, olvidar, y ante todo perdonar.
Dicho todo esto, parece que el amor o el cariño solo aportan o conllevan algo malo.
Pero es que así somos los humanos, podemos tener delante la cosa más bella del mundo, que aún así le encontraremos mil y un defectos.
En este caso pasa igual, es precioso enamorarse, querer a otra persona, y sin duda es aún mejor si se es correspondido, pero esa sensación de felicidad no solo se reduce al amor que se siente por una pareja, sino al de amistad también, ese amor que te dan los amigos, que te arropa y te aconseja y que probablemente dure más que el otro.
El caso es que querer y ser querido, ya sea por un novio o novia, por un amigo o un familiar, es lo mejor de este mundo. Y desde luego, aunque a veces no parezca así, dar amor y recibirlo tiene muchísimos más pros que contras.

Yo hablo desde la ignorancia. Desde el punto de vista de alguien que ha vivido lo propio, o incluso menos, de lo que se espera para alguien de 17 años. 
Por eso solo sé y puedo decir que al fin y al cabo, lo que te aporta alguien que te quiere es infinitamente más valioso y mejor que muchas otras cosas. :)